lunes, 14 de abril de 2014

Alcauciles rellenos - alcachofas rellenas

Foto: Enrique Vargas-Machuca Toscano


Antes de que se pase el tiempo de las alcachofas (o alcauciles, que es como se les ha llamado siempre en mi casa cuando se preparan de esta manera), queríamos compartir con vosotros esta receta, que aunque tiene un poquito de preparación siempre merece la pena porque el resultado es espectacular. Si os animáis a prepararlas os cuento la receta de mi madre. Ya me contaréis qué tal os quedan.



Ingredientes para el relleno:

  • 8 alcauciles o alcachofas.
  • Aceite de oliva.
  • 750gr. de carne picada de cerdo y ternera.
  • 2 cucharadas soperas de pan rallado.
  • 3 huevos enteros.
  • Media cebolla grande o una cebolla pequeña, picada.
  • 3 ó 4 dientes de ajo muy picaditos.
  • Perejil fresco.
  • Pimienta negra.
  • Sal.
  • Medio limón.
  • 1 pizca de nuez moscada.
  • 1 chato o medio vaso normal, de vino blanco.
  • Un poco de harina para enharinarlos antes de freírlos.
  • Aceite de oliva virgen extra para freír.
Preparación de los alcauciles:

  • Se mezcla todo, salvo los alcauciles, y se deja reposar durante una hora, aproximadamente.
  • Mientras tanto, se quitan las hojas exteriores de los alcauciles.
  • Se despuntan los alcauciles con un cuchillo cebollero (dejándolo chato).
  • (Opcional) Si los tallos que traen son tiernos, se cortan y nos quedamos con dos dedos de tallo, que pelaremos y aprovecharemos para añadir a modo de guarnición al sofrito posterior que utilizaremos como salsa.
  • Se lavan las alcachofas, sumergiéndolas en una fuente con agua y el zumo de medio limón.
  • Vamos escurriendo los alcauciles bien, colocándolos, abiertos, boca abajo.
  • Se van rellenando uno a uno con la mezcla inicial, intentando que quede el relleno bien apelmazado dentro de la alcachofa.
  •  Enharinamos las alcachofas por la parte del relleno solo, aplastándolas sobre un plato con un poco de harina.
  • Freímos las alcachofas rellenas en una sartén con aceite de oliva bien caliente.

Ingredientes para la salsa:

  • 2 cebollas enteras.
  • 3 dientes de ajo.
  • 2 zanahorias partidas a rodajas.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1 vaso de vino blanco.
  • 1 ñora o pimiento choricero.
  • Pimienta negra en grano (echar al gusto)
  • Pimienta molida
  • 1 cucharadita de moca de comino molido.
  • 1 pizca de nuez moscada.
  • Opcional: los tallos de los alcauciles si vienen tiernos
Preparación final:

  • Usaremos una olla exprés o rápida.
  • Se sofríen los ingredientes de la salsa: ajo picadito, cebolla y lo vamos pochando. Incorporamos las zanahorias y las rehogamos bien. Agregamos las espacias. Se añade el vino blanco.
  • Una vez se haya evaporado el alcohol, se colocan las alcachofas con el relleno para arriba y se añade agua para que queden medio cubiertos los alcauciles.
  • Se cierra la olla.
  • A partir de que suba la pesa, esperar unos 20 minutos y listo.

Y ahora solo os queda disfrutar de este plato tan estupendo y tan completo.


Por cierto, ¡estad muy atentos que próximamente traeremos un sorteo que seguro que os encanta!

miércoles, 19 de marzo de 2014

Cuscús - propuesta Whole Kitchen de marzo

 Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de marzo nos invita a preparar un clásico de la cocina oriental, "cuscús".
Foto: Enrique Vargas-Machuca Toscano

Esta receta la preparamos desde hace varios años y desde que la probamos no hemos parado de repetirla, porque las verduras quedan buenísimas (la col así está espectacular, a nosotros nos encanta), y la salsita o caldo que queda es sabrosísimo. 

No hemos cambiado los ingredientes porque es como más nos gusta, pero esta vez hemos utilizado la olla exprés para cocinarlo, porque andábamos muy justos de tiempo, y asombrosamente queda igual de bueno.
 
Foto: Enrique Vargas-Machuca Toscano
Ingredientes: 

1 cebolla, 
450 g de carne de ternera a trozos
2 zanahorias
1 trozo de calabaza partido en 4
1 calabacín grande cortado en 4 
Media col cortada en 4-6 trozos 
Un puñado de garbanzos tiernos (nosotros usamos de bote)
Aceite de oliva virgen extra
4 cucharadas de postre de jengibre
3 cucharadas de postre de comino 
2 cucharadas de postre de cúrcuma
sal y pimienta negra

Preparacion:

  • Sellar la carne
  • Seguidamente agregar la cebolla y sofreír
  • Salpimentar
  • Añadir las verduras, más o menos de más duras a menos (zanahoria, col, calabaza, calabacín)
  • Rehogarlo todo bien
  • Añadir los garbanzos y especias
  • Echar agua a la mitad más o menos (que no se queden del todo cubiertas las cosas)
  • Cuando llegue a ebullición, cerrar la olla y cuando suba la válvula bajamos el fuego
  • Lo mantenemos a fuego medio-bajo unos 20-25 minutos.
  • Por último, cocemos la sémola, y una vez lista, la apartamos junto con el resto de ingredientes y salsa al gusto.
Foto: Enrique Vargas-Machuca Toscano
No es una receta muy fotogénica, pero os aseguramos que el resultado es espectacular.
Ya nos contaréis vuestra experiencia si os animáis a prepararla. 

lunes, 10 de marzo de 2014

Solomillo al Pedro Ximénez

Foto: Enrique Vargas-Machuca

     Parece que por el sur la primavera se nos ha adelantado (aunque nos quedarán días de lluvia y frío...), pero llevamos unos días de cielo azul y temperatura estupenda, que no sé a vosotros pero a mi me hacen sentirme más relajada y que apetezca pasar más tiempo en la calle, paseando y disfrutando del tiempo libre. Por eso os traemos una receta muy sencilla a la vez que apetecible para que al volver a casa disfrutéis de algo riquísimo y fácil de preparar. Y la elección de este ingrediente es debido a que unos buenos amigos nos regalaron una botellita de un Pedro Ximenez que está ¡buenísimo! ¿Os animáis?


Ingredientes

  • 1 solomillo de cerdo cortado en rodajas de 1 cm de grosor
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 vaso chiquito de Pedro Ximenez (unos  250 ml)
  • Sal y pimienta al gusto
  • Aceite de oliva virgen
Foto: Enrique Vargas-Machuca



Preparación
  • Ponemos una sartén al fuego y echamos un chorrito de aceite. Cuando esté caliente, vamos colocando poco a poco los medallones de solomillo para sellarlos (vuelta y vuelta). Sacamos de la sartén y reservamos.
  • En la misma sartén, echamos los ajos y doramos.
  • Agregamos la cebolla y la vamos dorando, removiendo de vez en cuando. 
  • Volvemos a meter los solomillos en la sartén y salpimentamos al gusto. Removemos un poco.
  • Añadimos el vino y dejamos que evapore un poco y que se terminen de cocinar los medallones.
  • Si queréis una salsa sin tropezones, solo tenéis que sacar los solomillos de la sartén y pasar la salsa por la batidora.
Sugerencia: Presentar junto con unas patatas fritas panaderas.

martes, 4 de marzo de 2014

Visita a las Bodegas Habla (Trujillo)

Carmen y yo a nuestra llegada a las bodegas.

El pasado sábado, día 1 de marzo, tuvimos la oportunidad de visitar las bodegas Habla.
Situada a las afueras de la hermosa localidad de Trujillo, se encuentra esta joven y vanguardista bodega, cuya filosofía es la búsqueda de la perfección y la singularidad en sus vinos.

La visita la realizamos junto con un grupo de unas 20 personas. Fue una visita amena y entretenida, en absoluto cargada de tecnicismos, aspecto que se agradece enormemente. Y es que otro de los puntos fuertes de esta bodega es precisamente ese: hacerse entender por todo tipo de público, tanto los muy entendidos en vinos, como los aficionados, por eso ponen las principales notas de aroma en la etiqueta de cada vino.
Viñedos de Bodegas Habla.     Foto: Enrique Vargas-Machuca Toscano

Nuestra guía, Victoria, nos realizó un recorrido por las principales zonas de producción del vino, dentro de la bodega, explicando las distintas etapas por las que pasa hasta llegar a la botella. Nos contó el por qué del nombre de la bodega y sus vinos "HABLA", que viene de la leyenda que rodea la creación de la escultura del Moisés de Miguel Ángel, a la que su autor incitó a hablar al terminarla, puesto que decía que era lo único que el faltaba para ser perfecta. Una bodega que busca la perfección y singularidad en sus vinos desde el año 2000.

Cementerio de vinos.     Foto: Enrique Vargas-Machuca Toscano  

Según nos explicaron, cada añada es distinta de la anterior, y por eso, cada vino tiene una numeración y una edición diferentes. Tanto es así, que sus vinos incluso se han convertido en objeto de colección. Los monovarietales se embotellan actualmente en la conocida y elegante botella cilíndrica, y su precio recomendado ronda los 20€. Sin embargo, también cuentan con una versión más asequible y en la línea de calidad y elegancia de la bodega: Habla del Silencio, con un precio de salida recomendado que ronda los 12€. Además, a partir de este año también se ha empezado a comercializar Habla de la Tierra, con un precio de salida aún más económico que este último, rondando los 6€ de precio recomendado. Vinos para todos los públicos y situaciones.

Roble francés lleno de Habla.     Foto: Enrique Vargas-Machuca Toscano

Cuando terminamos la visita, pasamos a una sala preparada para la cata, donde nos sirvieron Habla del Silencio, Nº12 y Nº9. De nuevo fue amena y divertida. Cada miembro del grupo indicaba abiertamente los aromas que le evocaba cada vino. Se hicieron hasta tres rondas de catado, y en cada ronda se percibían con más intensidad unos u otros aromas. No vamos a entrar en detalles acerca de cada vino, pero prometemos dedicar un post más adelante sobre ellos, pero sí podemos declarar con franqueza que todos los que probamos nos gustaron.
De izquierda a derecha: Habla del Silencio, Nº12 y Nº9.     Foto: Enrique Vargas-Machuca Toscano

Fue una experiencia que no olvidaremos, y seguro que algún día volveremos, porque el trato y atención recibidos fueron impecables. Si tenéis ocasión de asistir a alguna bodega y catar sus vinos, os aconsejamos que lo hagáis, porque además de que se aprende mucho con ello, es una actividad muy divertida.

martes, 18 de febrero de 2014

Boeuf Bourguignon


Foto:Enrique Vargas-Machuca


     Para nuestra entrada número 200 (parece mentira..) vamos con otra receta de la gastronomía francesa, aunque versionada a nuestro estilo. Whole Kitchen en su propuesta salada para el mes de febrero nos invita a preparar un clásico de la cocina francesa: Boeuf Bourguignon. Enfrentarnos a este tipo de clásicos de la gastronomía de nuestros vecinos supone siempre un reto, como cuando preparamos otro gran clásico, el coq au vin. Os dejamos sin más con la receta por si os animáis a prepararla.

Fotografía: Enrique Vargas-Machuca


Ingredientes (para 2 ó 3 personas)

  • 600 g de ternera cortada en trozos 
  • 3 ó 4 zanahorias
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla 
  • 1 loncha ó 2 de jamón
  • aceite de oliva virgen extra
  • mantequilla
  • 1 vaso de vino tinto (como unos 250 ml)
  • pimienta negra en grano
  • 4 ó 5 cebollitas francesas
  • tomillo en rama seco
  • 1 hoja de laurel
  • 1 Kg de champiñones
  • 3 cucharadas de postre de carne pimiento choricero
  • Caldo de pollo (o en su defecto una pastilla de caldo de pollo y un poco de agua)
...¿qué más voy a necesitar?
  • una olla exprés
Preparación
  • En primer lugar en nuestra olla con un poco de aceite de oliva salteamos el jamón cortado a trozos. 
  • Retiramos y vamos sellando los trozos de carne en ese mismo aceite. Igualmente reservamos junto con el jamón.
  • Seguidamente añadimos los dos dientes de ajo, pelados y algo machacados y los doramos levemente. Añadimos la cebolla picada y vamos removiendo, para que se vaya pochando.
  • Salpimentamos al gusto y añadimos trozos grandes de zanahoria (previamente pelada). La rehogamos unos minutos junto con la cebolla y el ajo. Echamos pimienta negra al gusto.
  • Añadimos los trozos de carne y el pimiento choricero. Lo rehogamos todo y agregamos el vino. Dejamos que se evapore el alcohol. Si vemos que no hay líquido suficiente podemos añadir un poco de agua. Cerramos la olla y dejamos que la carne se cocine durante unos 20 minutos (este tiempo dependerá mucho de la carne que utilicéis, del tipo de fuego, del modelo de olla...así que os va a tocar ir probando).
  • Mientras se cocina la carne prepararemos las cebollas y los champiñones.
  • Para las cebollas colocamos en una cacerola aceite de oliva, un buen chorrete, y como una cucharada de postre de mantequilla. Dejamos que se derrita la mantequilla y añadimos las cebollitas, peladas y enteras. Las vamos dorando bien, dándoles la vuelta con cuidado para que no se desmoronen y mantengan su forma. Cuando estén bien doraditas por todos lados, añadimos unas ramitas de tomillo, una hoja de laurel, un vasito de caldo de pollo (o en su defecto la pastilla de caldo y un poco de agua) y lo dejamos cocinándose a fuego lento, para que las cebollas vayan poniéndose tiernas. Reservamos.
  • Para los champiñones, en una sartén (nosotros hemos utilizado un wok) ponemos un poco de aceite de oliva y una cucharada de postre de mantequilla. Echamos los champiñones y los rehogamos, dándoles vueltas de vez en cuando. Agregamos sal al gusto, comenzarán a soltar agua y se terminarán de hacer en su jugo. No hace falta que queden muy blandos, pero esto al gusto. Reservamos.
  • Una vez pasado el tiempo, abrimos la olla (con cuidado, o esperáis que baje la pesa, o tendréis que ponerla bajo el grifo de agua fría). Vemos si la carne está tierna. De no ser así, podéis volver a cerrar la olla, o dejarla terminando de cocinarse unos minutitos destapada. Así conseguiréis que la salsa se reduzca un poquito concentrándose.
  • Sólo nos queda servir nuestro guiso de carne, junto con un par de cebollitas y unos cuantos champiñones.

Fotos: Enrique Vargas-Machuca


NOTAS/ACLARACIONES:
  • La receta original va cocinada en el horno, pero nosotros, por cuestiones de tiempo, y de que el horno del que disponemos es de sobremesa, preferimos cocinarla en olla exprés.
  • Como no teníamos a mano panceta, la sustituimos por un poco de jamón.

Y a vosotros, ¿os gustan este tipo de recetas algo más elaboradas? ¿Habíais preparado alguna vez esta receta? Yo tengo en mente otras recetas francesas que caerán próximamente, ¿cuáles son vuestras preferidas?

domingo, 9 de febrero de 2014

Paté de ave al Pedro Ximenez (Thermomix)


Foto: Enrique Vargas-Machuca


Ahora que se acerca San Valentín y la red se llena de corazones, nosotros queremos proponeros una receta fácil, rápida y muy baratita para disfrutar en compañía o no, ya que cada uno decida lo que prefiera. Un entrante estupendo para untar en unas rebanadas de pan casero recién hecho también por vosotros (si queréis la receta podéis pinchar aquí). Esto junto con una copa de buen vino...¿es o no es para derretirse?

Ingredientes

  • 150 g  de vino blanco seco
  • 1 hoja de laurel
  • Un puñadito de pimienta negra (como unos 10-15 g, pero al gusto)
  • 250 g de higaditos de pollo, lavados y sin nervios
  • 100 g de carne de pollo limpia de piel y huesos (nosotros pusimos pechuga)
  • 250 g de mantequilla
  • 5 g de sal
  • 20 g de vino Pedro Ximenez (o cualquier otro vino dulce, como por ejemplo un Moscatel)
Foto: Enrique Vargas-Machuca


Preparación
  • Poner en el vaso el vino, el laurel, la pimienta en grano, los higaditos y la carne de pollo en trozos. Programar 8 minutos, temperatura 90º, velocidad 2. Al terminar el tiempo, se cuela con el cestillo y se tira el líquido de la cocción. 
  • Se vuelve a poner en el vaso la carne, los higaditos, la mantequilla, la sal, la pimienta y el Pedro Ximénez. Trituramos 1 minuto, velocidad progresiva 5-10. Comprobamos que está todo triturado (de no ser así, programamos algo más de tiempo) y vertemos el contenido en un molde o recipiente de 500 g de capacidad. 
  • Se deja enfriar y lo pasamos a la nevera un mínimo de 4 horas.

CONSEJOS/SUGERENCIAS
  • Este paté congela estupendamente, por lo que si no lo vais a consumir todo de golpe, podéis echarlo en varias fiambreras herméticas pequeñas y congelarlo, y cuando os haga falta, sacarlo unas horas antes de consumirlo. Estupendo cuando tenemos que preparar una cena con invitados y no disponemos de mucho tiempo.
Foto: Enrique Vargas-Machuca


     Y vosotros, ¿preparáis algo especial para San Valentín? ¿Vestís vuestras mesas de rojo? Si os animáis a probar ya nos contaréis. ¡Feliz semana!

Receta del libro Simplemente espectacular con Thermomix.

martes, 4 de febrero de 2014

Cata de vinos de autor en el Tabanco de Sevilla (Santiago Jordi)




     El pasado martes 28 nos reunimos en el Tabanco de Sevilla para la cata de vinos de autor de Santi Jordi, actual presidente de los enólogos españoles. Probamos 3 vinos con diferentes denominaciones y con un toque muy personal.
     Como en cualquier cosa en la que interviene el paladar, para gustos los colores y en todos los casos hubo variedad de opiniones. Y en eso está la gracia y lo divertido de todo esto, si a todos nos gustase lo mismo seríamos ovejas y la vida sería muy aburrida.
     Nosotros os vamos a contar un poco las características de cada vino y lo que nos parecieron. Pero deciros que del grupo en el que estábamos hubo diversidad de opiniones y casi ninguno nos pusimos de acuerdo.




     El primero se llama Ser o no Ser y es de la zona de Toro (100%  tinta de toro). Quizá el más "normal" de los tres vinos (o como él mismo dijo, el más comercial). Era un vino suave y muy fácil de beber. Si no os gustan los vinos demasiado intensos o fuertes, éste sería el vuestro. El aroma a roble era notable (se perciben esos 12 meses que se pasa este vino en barrica de roble francés, aunque en boca tiene un paso más suave). Este es el que más le gustó a Enrique.

     El segundo, Margarito y Amapolo, de la zona de Cádiz con un 20% de tintilla de Rota. En este hubo opiniones encontradas por lo personal del vino. El aroma es muy característico (a algunos les recordaba a aceituna a otros a jazmín...en definitiva, nada que ver un olor con otro, pero ambos muy de nuestra tierra, muy andaluces) y el sabor muy particular. 

     El tercero de los vinos que probamos tiene por nombre Flor de un día. Quizá el más completo de los tres y el que más me gustó a mi personalmente (pero como os dije antes, en el libro del gusto no hay nada escrito...). En este caso hablamos de un vino 100% tempranillo y el vino es de la zona de Valladolid. 

     Una de las cosas curiosas de estos vinos es lo limitado de su producción. Y por supuesto los nombres de cada uno de ellos... Si queréis más información sobre los vinos o sobre el autor, podéis pinchar sobre cada uno de los enlaces. 


Delicietas con Santi Jordi (en el centro)



     Fue muy interesante probar cada uno de los vinos siendo guiados por el propio autor, ya que nos transmitió los diferentes matices de cada uno de ellos. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...